domingo, 20 de marzo de 2016

DIY de Caja de jamón a Paragüero



Hola, cómo estáis? Yo ilusionada con este proyecto pero, sobre todo, agradecida, Hoy hace una semana que publiqué mi primera entrada y ya he tenido más de 5.000 visitas, me parece mentira!!
El poco tiempo que tengo, porque esta semana he estado hasta arriba, como siempre, lo he pasado organizando las cosas que quiero publicar y dándole vueltas a qué cosas publicar antes o después… Como se trata de compartir lo que me gusta hacer, pues empezamos…

La entrada de hoy es sobre DIY Reciclaje, para dar una segunda oportunidad a algo que ya no sirve.

Quería enseñaros cómo una caja redonda de un jamón que le regalaron a mi hermana en Navidad ha pasado a ser en un paragüero/bastonero para el recibidor de mi casa… Desde que vi la caja en la cocina de su casa, le dije que no la tirara… se me encendió la bombilla, seguro que os ha pasado…

 

Aunque en Sevilla no llueva mucho, también aquí necesitamos tener paraguas cerca de la puerta de la calle para cogerlo cuando hace falta. Basta que los guardes, para que llueva :). 
Tenía un paragüero de hace muchos años, de forja, que dejaba a la vista todo y que está muy bien para tener uno o dos bonitos… Pero cuando empezó a aumentar la familia y de los dos bonitos pasas a tener 8 paraguas de Ikea de los niños metidos a presión en él, la imagen del recibidor deja mucho que desear. Hace mucho que se los compro en Ikea, porque son súper baratos, grandes, automáticos, no es que sean preciosos pero son lisos de un color y , como los pierden cada dos días, así no me llevo ningún disgusto.

Bueno, pues quería algo que los “escondiera”. Así se me ocurrió tunear esta caja de un jamón, de cartón y con un cierre arriba de hojalata que a mí me parece original. Si, ya sé que el cartón no se puede mojar… por eso he puesto antes bastonero :). El famoso paragüero de forja (que ya era de la familia, jajaja) lo he puesto fuera en la calle, para que los pongan mojados. Era negro y lo he pintado de blanco para que se “perdiera” con el blanco de la fachada de fuera y ya está.
Cuando se secan , pasan a su nuevo sitio y todo ordenado. La verdad que con esa “tontería” hay que ver el cambio que ha dado el recibidor... Aquí se ve el cierre, lo único que no he aprovechado es el círculo que hace de tapadera de la caja, pero no le he tirado... para algo lo utilizaré.



Y Lo bueno de reciclar es que, como está todo perdido porque iba a acabar en la basura, si sale bien tendrá otra oportunidad y si sale mal, pues a su lugar natural, la basura. Así que a trabajar tranquil@s que no hay nada que perder…

La idea de compartir esto no es que hagáis el mismo bastonero (si es que os gusta) porque, además, no es la habitual “caja de jamón”, sino que veáis por un lado, que la Chalk Paint (pintura de tiza) se puede usar sobre casi todo (en este caso, cartón) y que con la pasta de relieve y una simple plantilla se pueden hacer cosas muy bonitas. Yo he hecho también con esta pasta el marco de dos espejos y la tapa de la típica caja de vino (esa sí es fácil de encontrar) dónde he guardado todos los accesorios de móviles (cargadores, cables USB, fundas). Os los enseñaré en próximas entradas, si os quedáis por aquí.

Vamos a ello…

Necesitamos:

Plantilla de esténcil (aunque no suelo comprar en los chinos, pero ésta la vi tan bonita y tan barata que no me pude resistir).

Pasta de relieve (la tengo de hace un montón de tiempo, pero podéis comprarla en cualquier tienda de manualidades. Seguro que no tenéis problema para encontrarla, pero cualquier cosa me lo decís e intentaré ayudaros)

Pintura a la tiza (yo utilicé Chalk Paint, de Annie Sloan) Lo de esta pintura merece un capítulo aparte…De verdad que hay un antes y un después de esta pintura para mí. Es verdad que no es barata, pero cunde muchísimo y no hace falta ni dar imprimación. Yo la compro por internet y estoy encantada. Es verdad que hay otras marcas: Mary Paint, Auténtico, Chalky de Leroy Merlin... Yo no las he probado, pero si lo hago os lo cuento. Y si vosotras contadme también las que hayáis probado...  
La de Annie Sloan es que tiene unos colores preciosos y es super resistente. La lata grande creo que ronda los 23 o 25€, pero yo con una por ejemplo, he pintado una mesa bajita de éstas de delante del sofá y un mueble de TV con las puertas de celosía y me ha sobrado media lata... es decir, que cunde un montón. Por no hablar de que han quedado preciosos, en color París Grey (Gris París, jajaja)

Lija fina, cinta de carrocero

Cera blanca ( en Leroy Merlin o cualquier droguería)

PASO A PASO

Primero fijamos la plantilla de esténcil, ésta traía una especie de pegamento por el borde para fijarla, si no con cinta de carrocero, y cubrimos con pasta de relieve. Es muy fácil. Rellenas con masilla todo el dibujo de la plantilla, lo extiendes bien con una espátula y queda así.



Con mucho cuidado retiramos la plantilla y ya tenemos nuestro relieve. Dejamos secar hasta que esté seco al tacto. 



Después le di una mano de Gesso blanco (es una especie de imprimación). Tengo que decir que se lo puse porque lo tenía, pero si utilizáis la misma pintura que yo, ya os digo que no hace falta. Y cuando seca lo lijamos un poco para dejar todo el relieve al mismo nivel (siempre quedan algunas “montañitas” que hay que igualar). Tampoco os paséis lijando, porque después de pintar ya lijamos más fuerte para “sacar” el blanco del relieve.


Y ya, la pintura. Ya he dicho que yo utilicé Chalk Paint de Annie Sloan, el color Duck Egg. Es un color entre verde y azul que a mí me parece precioso, aunque en las fotos no se aprecia bien el tono.
Dos manos fueron suficientes porque esta pintura cubre muchísimo. Personalmente pienso que vale lo que cuesta.



Lijamos con un taco de lija fina hasta que se vea el relieve blanco de debajo... a gusto de cada una, para que se vea mas o menos... Aquí se ve como lo dejé yo





Después una mano de cera blanca, un paño de algodón para sacar un poco de brillo y terminado!!



Más fácil imposible. Espero que os guste y que os animéis a reciclar con esta técnica cualquier cosa que se os ocurra. En este caso era cartón pero puede ser madera, hierro o incluso plástico.

Muchas gracias por vuestros comentarios.

Un beso y hasta pronto!



11 comentarios:

  1. Una idea estupenda. Estoy deseando ver que será lo próximo.

    ResponderEliminar
  2. Muy bonito, me ha encantado. Eso si que es reciclar. Comentarte también que Mary Paint no es pintura de tiza. Espero que la pruebes y te guste.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias!! Y creía q Mary Paint era pintura de tiza, será xq tampoco necesita imprimación. He visto q es esmalte acrílico y q la vendes en tu taller, elegiré un color y me animaré a probarla!!

    ResponderEliminar
  4. Ha quedado estupendo. Una nueva vida para un simple envase de cartón.

    ResponderEliminar
  5. Hola Cuchi... ya estoy aquí. Preciosa como te ha quedado y niña.. te veo hecha una esperta no?

    ResponderEliminar
  6. Hola Cuchy. Estupendo. No sabia yo de estas habilidades tuyas. Me alegro de conocer el blog. Te seguiré. Un beso

    ResponderEliminar